Thursday, February 07, 2008

Cometa...

A veces uno se limita a esperar que la caza de los hombres de buenos frutos y, por lo tanto, el día sea bueno. Pero veces la vida se ufana de su inteligencia, y nos deja a todos mirando para el techo.

A veces la vida es como una cometa, un papalote, un barrilete, un volantín… y se sostiene ostentosa en el aire, con mirada altiva, sonriente. Pero a veces, cuando arrecia viento en estas tierras y los mismos pájaros evitan el aire, ni la cola de tela más estable mantiene la punta señalando al cenit, y caemos a tierra en un mar de papel y madera que asemeja un llanto desgarrado.

Cuando el viento arrecia, dibuja con mi cuerpo extraños trazos. Siempre que los miro me sorprendo, siempre, y me hago a la idea de pensarme lápiz y no cometa, y me dedico al arte con las nubes, y sonrió. Es una manera de no caer a pique, dejarse llevar, arrastrar tras de sí un hilo invisible que mantiene mi vida girando en un eje…

Sin embargo en días como este, con mala caza y viento, soy yo quien es cazado, quien es cometa derrotada, y termino dando vueltas en un extraño destino cojo, medio de lado, como rezongando entre los dientes una canción también coja para nivelar la vida.

En la distancia, en medio de los brincos y cojeras, está la imagen de la soledad compartida. Siempre está, vigilando. Siempre.

Hace días ya que no escribo, no por tiempo, sino por vergüenza. Uno se cansa de las palabras, se hace tonto a ratos y cree que ellas se ordenaran luego cuando sea necesario. No es así. Ahora cazo palabras como cazara vida en otras frases, y giro la pagina como manejando una cometa pesada, tan difícil de controlar. Hace días ya que es simulacro esta vida extraña, porque no escribir es relegar al olvido del simulacro la realidad. Solo lo que escribo perdura un poco más, más allá de esta extraña línea temporal que hace de nuestra vida un arte perecedero, apreciable solo en el instante mismo…

A lo lejos, sobre el texto roto y la madera y el papel y el aire y el viento, alguien me observa… constelaciones enteras se reúnen para que su rostro se haga presente sin necesidad de su forma. Toda estrella cercana es un anuncio de su mirada, de unos ojos oscuros que me observan… toda estrella fugaz un anuncio de sonrisa.

Monday, February 04, 2008

Por la paz, por la liberación de los secuestrados...




Me robo esto del photostream de catalina estrada


Creo que es justo lo que quería decir... no es cuestión de partidos o de polarizaciones... Hoy marché porque había gente que me necesitaba ahí.

62/ modelo para armar...

y bueno... solo un pedacito de ese libro que amo...





Retrato de Hélène morenamente seda, canto rodado que en la palma de la mano finge entibiarse y la va helando hasta quemarla, anillo de Moebius donde las palabras y los actos circulan solapados y de pronto son cruz o raya, ahora o nunca, Hélène Arp, Hélène Brancusi, tantas veces Helénè Hadju con el filo de la doble hacha y un gusto a sílex en el beso, Hélène arquero flechado, busto de Cómodo adolescente, Hélène dama del Elche, doncel del Elche, fría astuta indiferente crueldad cortés de infanta entre suplicantes y enanos, Hélène mariée mise à nu par ses célibataires, même, Hélène respiración de mármol, estrella de mar que asciende por el hombre dormido y sobre el corazón se hinca para siempre, lejana y fría, perfectísima. Hélène tigre que fuera gato que fuera ovillo de lana. (La sombra de Hélène es más densa que las otras y más fría; quien posa el pie en sus sargazos siente subir el veneno que lo hará vivir para siempre en el único delirio necesario.) El diluvio es antes y después de Hélène; todo teléfono espera, escorpión gigante, la orden de Hélène para romper el cable que lo ataba al tiempo, grabar con su aguijón de brasa el verdadero nombre del amor en la piel del que todavía esperaba tomar el té con Hélène, recibir la llamada de Hélène.