Saturday, January 13, 2007

Guillermo Kuitca y la ruta del sueño

A mediados de Mayo estuve en Santiago de Chile. Frío, mucho, por lo menos ese día. Después de un paseo por el Palacio de la Moneda, uno de esos días de sorpresas y cielos grises y después de ver en los bajos de La Moneda una exposición de artesanías Mapuches, fui a parar al Museo de Bellas Artes.
Interesantes salas, interesantes pinturas. Todo como debe ser en un museo de bellas artes, supongo, pero al final, cuando daba por sentado que solo sería eso, una exposición típica, fuimos a parar a al fondo del edificio, a la sala del sótano, donde nos esperaba todo menos algo típico.
Guillermo Kuitca, Argentino, tiene todos los elementos como persona para pasar por normal. Claro, él. Su obra no.
Desde la escalera la sorpresa fue grande. Una gran cantidad de camas (¿40, 50?) reposaba en medio de la sala, y tras unos cuantos pasos más la sorpresa se hizo aún más interesante. Sobre la superficie de cada uno de los colchones parecían mapas de diversos lugares del mundo, completamente apartados unos de otros, conectándose de cama a cama en una extraña visión de globalización y de distancias, “el mundo desde mi cama”, pensé.
Las paredes, alrededor de la sala central, estaban llenas de dibujos, variaciones infinitas de planos y edificios, bocetos inconclusos y juegos de ambos en tamaños diversos. Toda una desmitificación de la forma de generar un leitmotiv en una obra, para mí, una especie de reiteración fortísima sobre los temas que le conciernen, sin caer en la monotonía.
Al salir del museo tuve la extraña sensación que había valido la pena la ida al museo solo por eso, y agradecí en silencio la coincidencia.
Meses después, de nuevo en Medellín y sentado en la sala de espera de la academia esperando al siguiente alumno repasé las hojas de una revista como sin ganas… y encontré ahí la expo de nuevo, instalada en la sala de exposiciones de la biblioteca Luis Angel Arango, en Bogotá… solo dos semanas atrás había estado en la ciudad y no me había enterado. El articulo decía que era una reducción de la expo original, sin alterar el concepto, pero igual agradecí haberla visto completa en Santiago.

No comments: